Rumania

Primero de marzo - Fiesta del Martisor

Martisor es un calendario representado simbólicamente por una cinta de dos colores que reúne los días, semanas y meses del año en dos estaciones, invierno y verano, un regalo del primero de marzo, el día de Dochia, antiguo comienzo del año agrícola.

Generalizado hoy en día en pueblos y ciudades, Martisor se compone de dos hilos de color blanco y rojo, que sostiene una artesanía que debe regalarse a las niñas y mujeres que lo cuelgan en el pecho uno o más días.

Aunque nadie sabe exactamente cuándo esta tradición data, por lo general se sabe que el primer día de la primavera se celebra desde hace 8000 años y Martisor tiene sus raíces en las creencias y prácticas agrícolas desde entonces.

Los romanos celebraban el comienzo de la primavera el 1 de marzo, mes que llevaba el nombre de Marte, el dios protector de los campos y los rebaños, el dios que personifica el renacimiento de la naturaleza. Aunque esta costumbre lleva su nombre, no tiene ninguna connotación marcial. Dicen que el Martisor trae suerte y felicidad. Consiste en una cinta roja con blanco, el rojo simboliza el invierno - el blanco la primavera. A esta cinta se añaden otros símbolos de la suerte, como por ejemplo, un trébol de cuatro hojas, una herradura, un deshollinador o un corazón. Martisor se usa en la ropa, a la vista durante varios días, a partir del 1 de marzo.

En los tiempos de Dacia, los símbolos de la primavera se manufacturaban durante el invierno y llevaba sólo después de 1 de marzo. Martisor era entonces guijarros blancos y rojos colgados en un hilo y se llevaban alrededor del cuello. El color rojo dado por el fuego, sangre y sol, era símbolo de la vida, o sea la mujer y el blanco ofrecido por la claridad del agua, era específico para la sabiduría de los hombres. El hilo del Martisor es por lo tanto la mezcla armoniosa de los dos.

Según otras fuentes, el Martisor consiste en monedas colgadas en alambres delgados de lana, blanco y negro. La elección de la moneda, oro, plata o bronce, indicaba el estatus social. Los dacios creían que estos amuletos llevaban fertilidada, hermosura y combaten la quemadura del sol. Se llevaban hasta que los árboles daban en flor, y se colgaban de sus ramas.

Según algunas tradiciones, el hilo del Martisor, una cuerda de 365 o 366 días, se giraba por la Vieja Dochia al subir las ovejas a la montaña. Al igual que las brujas del destino que giran el hilo de vida al nacer, Dochia es la hilandera de primavera, con el nacimiento de la agricultura.

Por lo tanto, como es inseparable de la tradición de la Dochia de los Cárpatos, podemos decir con certeza que Martisor es una costumbre muy antigua de Rumania y se encuentra en todas las zonas habitadas por rumanos y Macedos, y luego se extendió a otras naciones de Europa central y sudoriental.

La fuente: la Agencia rumana de prensa AGERPRES

 

Exposición: La visita de la Reina María de Rumanía a España (marzo-mayo de 1929)

06/21/19

La Embajada de Rumanía en el Reino de España, en colaboración con el Instituto Cultural Rumano de Madrid y con el Patrimonio…

La Embajada conmemora las victimas de los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004

03/11/19

Al cumplirse 15 años desde los trágicos atentados terroristas perpetrados el 11 de marzo de 2004 en Madrid, la Embajada de…

Conferencia "El Futuro de Europa", 26 febrero 2019

02/28/19

El 26 de febrero se celebró la Conferencia sobre el futuro de Europa, organizada por la Embajada de Rumania en España con el…